luis el gallo

El presidente de la Unión Demócrata Cristiana  -UDC- Luis Acosta Moreta, Luis “El Gallo”, denunció hoy que cientos de árboles de la variedad Guaconejo fueron cortados por haitianos ilegales en el Parque Nacional Sierra de Bahoruco, causando una gran deforestación e incendios todavía no controlados.

Destacó que es una lástima la indiferencia de las autoridades, que al parecer lucen sin fuerza ni acción para enfrentar esta destrucción de nuestros bosques. Pidió que escuchen el mensaje de que Danilo está sembrando y los haitianos ilegales tumbando.

Hizo un llamado al presidente Danilo Medina para que en lo inmediato disponga una comisión de alto nivel  para que actuando con todo el pesos de la ley   proceda  a detener y deportar a todos los haitianos que son responsables  en el corte del Guaconejo.

Enfatizó que si hay dominicanos metidos en este trasiego, sin importar su posición social, política, policial o militar, deben dar con sus huesos en la cárcel, para que paguen por este crimen contra la ecología nacional.

Agregó que todos los dirigentes y militantes de la UDC en esa zona tienen instrucciones precisas de trabajar conjuntamente con los guardias nacionales, para hacer frente a la depredación de nuestros bosques.

Destacó que en la Sierra de Bahoruco, en las inmediaciones de Pedernales, el corte de Guaconejo se ha tornado en una actividad a las claras, con cientos  de troncos amontonados en los rústicos caminos, en espera de camiones  y mulos para ser transportados a Haití.

El Guaconejo  es un árbol que produce una sustancia que es básica para la preparación de exclusivos perfumes, por lo que luego de ser cortado en las montañas dominicanas es llevado a Haití, donde se le extrae la esencia que se envía a Francia.

Explicó que el  tronco en su terminación final se destina a las tumbas para fabricar carbón vegetal, que se vende en Haití y en la zona fronteriza, en abierto desafío a las leyes internacionales que prohíben la deforestación.

Destacó que hace unas semanas se desataron incendios en la zona de Pedernales del Parque Nacional Sierra de Bahoruco, y de acuerdo a los informes los culpables fueron haitianos ilegales que procedían al corte de árboles.

Dijo que expertos consultados señalaron que los haitianos prenden fuego para alejar a las alimañas, insectos venenosos, roedores y hojas que producen urticaria, y de esa forma facilitar que el corte sea más rápido y para ellos más seguro.